7 Técnicas de comunicación asertiva

Cómo decir lo que piensas a los demás con una comunicación asertiva.

Seguro que te ha pasado…

  1. Estás haciendo cola en el supermercado y alguien se te cuela. Sientes una rabia inmensa, pero al final no le das importancia y le dejas pasar.
  2. Un amigo te pide que le ayudes con su mudanza durante toda la mañana. A pesar de que te viene fatal porque tienes muchísimo trabajo por delante, accedes a ello, porque sabes que va a reaccionar mal y proyectar la culpa hacia ti.
  3. Tu jefe te pega alaridos cada vez que te equivocas hasta en el más mínimo detalle, pero luego se atribuye los méritos de tu trabajo cuando haces las cosas bien.

¿Te suenan estas historias? Es posible que te hayas identificado con alguna de ellas. Todas tienen un rasgo en común: deberías haber dicho lo que pensabas, pero no lo hiciste.



La mayoría de las personas aceptan pasivamente estas situaciones mientras sienten que pierden el respeto por ellos mismos. Otras tantas, tras haber soportado barbaridades durante un largo periodo de tiempo, llegan a su límite y estallan en un ataque de ira, lo cual conlleva consecuencias mucho más graves.

como decir lo que piensas a los demas

¿Que es la comunicación asertiva? ¿Y la asertividad?

Hoy voy a mostrar una de las herramientas más poderosas de la comunicación humana. De no desarrollarla, tu autoestima y calidad de vida se verán seriamente resquebrajadas, a la par que tu estabilidad emocional y la impresión que las personas se llevarán de ti estará muy lejos de tus expectativas. Exacto: estoy hablando de la asertividad.

Lo cierto es que no todo el mundo logrará ser asertivo en su totalidad… ¡Y esto no es malo! Pero debes asimilar que tu mejor versión pasa por incrementar tu grado de asertividad.

Tipos de comportamiento al comunicarnos.

En esta vida existen tres tipos de comportamientos a la hora de comunicar nuestras ideas…

a) El estilo pasivo está representado por el ratón. No sabe defender sus derechos y decisiones. Se acobarda y actúa según lo que los demás quieren, produciendo ingentes cantidades de malestar y desasosiego. En definitiva: un ratón no demuestra ni dignidad ni confianza, porque pone la opinión de los demás acerca de él mismo por encima su propia opinión acerca de él mismo.

b) El estilo agresivo está representado por el león. No defiende sus derechos y decisiones adecuadamente ni respeta a los demás. Es un psicópata, borde y maleducado que se expresa avasallando a las personas o manipulándolas. A fin de cuentas, siempre reaccionará proyectando culpa, ira o quejas sobre ti. Esto es, él va a atacarte a donde más te duele y lo sabe perfectamente. En definitiva: un león podrá salirse con la suya al principio, pero el comportamiento agresivo sólo conduce a tres destinos: la soledad, la frustración vital o ambos a la vez. Ahora bien: ¿Cuál es el tercer comportamiento?

c) El estilo de comunicación asertiva está representado por el lince. Sabe defender de forma eficaz sus derechos y decisiones, sin agresividad ni cobardía. Expresa sus pensamientos, convicciones y sentimientos con empatía y respeto.

Te voy a explicar, desde la Teoría de las Inteligencias Múltiples, diseñada por Howard Gardner en el 1983, por qué la asertividad supera a la pasividad y a la agresividad. Este psicólogo norteamericano incluyó dentro de todos los tipos de inteligencia existentes dos de suma importancia: la inteligencia interpersonal y la intrapersonal.

que es la inteligencia

¿Que es la comunicación interpersonal e intrapersonal?

Por un lado, la inteligencia interpersonal se define como la capacidad de comprender a los demás seres humanos, pudiendo lograr una mejor interacción y un mayor grado de empatía.



Por otro lado, la inteligencia intrapersonal está directamente relacionada con nosotros mismos. Nos permite ver de forma real quiénes somos, qué deseamos y cómo priorizamos nuestros deseos y obligaciones.

En definitiva:

Interpersonal: cómo vemos a las otras personas.

Intrapersonal: cómo nos vemos a nosotros mismos.

Según expone Daniel Goleman, la suma de ambas se denomina inteligencia emocional.

Se ha demostrado mediante diversos estudios que la única manera de llegar a un equilibrio entre las dos inteligencias, es decir, de ser emocionalmente inteligente, es mediante la asertividad. ¿Por qué?

El ratón ha decidido sacrificar su inteligencia intrapersonal por la interpersonal.

El león ha decidido sacrificar su inteligencia interpersonal a favor de la intrapersonal.

Lo que el león y el ratón no tienen en cuenta es que éstas se retroalimentan. En otras palabras: la falta de una conlleva la falta de la otra. Ya te lo he adelantado con anterioridad: el destino del pasivo y el agresivo es siempre desastroso.

¿Y el lince? No tiene que sacrificar nada. ¿Recuerdas la definición de asertividad o comunicación asertiva? Sólo si crees estar en el derecho de expresar tus sentimientos y defender tus ideas podrás hacerlo sin herir a nadie. Si no, imposible.

Entonces, ¿qué puedo hacer para decir lo que pienso de la mejor manera posible, y así alterar mi yo secreto en la ventana de Johari acercándome a la mejor versión de mí mismo?

que es la comunicacion asertiva

7 claves de la comunicación asertiva:

  1. Elimina creencias sumergidas – ¿Eres mala persona por no prestarle dinero a un amigo, o es un pensamiento ancla sin sentido que te han impuesto en un momento emocionalmente intenso? En lugar de repetirte “soy un mal amigo por no dejarle la pasta”, reemplázalo por un “merezco que me respeten y no puedo prestarle dinero a alguien que nunca me lo ha devuelto”. La clave es que reestructures tu mente de forma objetiva para hacer valer tus derechos. Empieza a pensar egoístamente en positivo.
  2. Comunica tus necesidades – Quizás creas que tu amigo sabe lo mucho que te molesta que él llegue tarde a los sitios, o pienses que tu pareja es consciente de que no puedes vivir en un entorno caótico y desordenado. Sin embargo, la cruda realidad es que la gente no suele tener ni idea de lo que esperas de ellos. Si quieres que las personas tengan en cuenta tus deseos y necesidades deberías empezar por expresarlas claramente.
  3. Haz referencias a los hechos – Y nunca, bajo ningún concepto, a los juicios. Este es uno de los más importantes. ¿Cuál es la diferencia? Imagínate que tu compañero de trabajo te manda un informe muy importante que tenéis que entregar mañana conjuntamente, y está tan mal escrito que te empiezan a arder los ojos…

Reacción 1 – Hechos: “El escrito tiene faltas de ortografía y el formato varía en cada página.”

Reacción 2 – Juicios: “Tu escrito es una basura, a ver si coges un diccionario y dejas de ser tan inútil”.

Por supuesto, la primera reacción es todavía insuficiente para ser asertivo. Tenemos que combinarla con los trucos que te voy a enseñar a continuación. No obstante, es muy importante no perder de vista que los hechos objetivos tienen más peso que los juicios subjetivos. No juzgues, jamás. La otra persona puede tener información extra que tú desconocías, y no dudará en utilizarla contra ti en caso de que hayas emitido un juicio de valor.

  1. Añade motivos – ¿Cómo podríamos mejorar lo anterior? “Mira, el informe tiene faltas de ortografía y el formato varía en cada página. Te agradecería enormemente que le echaras otro vistazo, ya que, si no, voy a tener que quedarme haciendo horas extra para corregirlo y no podré centrarme en mi parte”. Esta es una excelente forma de reducir las probabilidades de que te rechacen, puesto que el interlocutor verá que hay una razón real que sustenta tu petición, y por lo tanto, que no es un capricho tuyo.
  2. Nunca humilles ni avergüences – Mantener el ego del receptor intacto es pieza fundamental en la asertividad. Es habitual que en las conversaciones intensas las demás personas perciban que las estás culpando, aunque no sea tu verdadera intención. Para evitar esto, vamos a emplear una técnica que no falla nunca: de tú a yo. ¿En qué consiste exactamente? Hablar desde ti expresando lo que sientes y opinas en lugar de lo que hace la otra persona conseguirá que tus mensajes sean mucho mejor aceptados. Es decir, deja de centrarte en lo que ha hecho mal el otro y comunica lo que sientes. Evitar la segunda persona para criticar ayudará a expresar tus verdades sin hacer que la otra persona se sienta atacada o se ponga a la defensiva.

Por ejemplo, en lugar de un “es mejor que tú no conduzcas el coche”, podrías optar por “me siento incómodo cuando alguien conduce mi coche y prefiero ser yo el que lo haga”. Mientras que los leones (“¿Pero qué desgraciado te ha dado el carnet de conducir?”) y los ratones (“Es que… Verás… No quiero que sufras conduciendo bajo la lluvia”) hacen lo suyo, tú irás un paso más allá y utilizarás recursos psicológicos para evitar que la otra persona active su mecanismo de auto-protección.

Emplear esta técnica en conjunto con la del vocabulario transformacional elevará tu discurso a un nivel  brillante.



  1. Contagia tus emociones – Otra de las ventajas de los mensajes “yo” es que son muy difíciles de discutir porque siempre irán seguidos de una emoción o sensación. ¿Y qué implica esto? Que nadie te podrá discutir nunca cómo te sientes. Dicho esto, ¿sabías que las emociones se contagian? Cuando expresas lo que sientes, la gente empatiza contigo porque conocen la emoción a la que te estás refiriendo. Decir a los cuatro vientos “¡Nunca cumples tus promesas!” siempre será menos inteligente que “Me siento muy desilusionado cada vez que me prometes algo y lo incumples de nuevo”.
  2. Ponte en su lugar – Empatía pura y dura; nada más que decir. El otro día pregunté por mi cuenta de Instagram en qué destacabais, a lo que una suscriptora me respondió que se consideraba muy empática. Sin embargo, no sabía si eso era un rasgo lo suficientemente distintivo. A lo que yo le respondí: “¿Me estás vacilando? Hoy en día, brilla por su ausencia. Enhorabuena”. A veces me pregunto por qué son tan pocas las personas que son capaces de intercambiar, por unos segundos, su vida por la de otra persona. A la hora de ser asertivo, no lo dudes: quítate tus zapatos, y ponte el del otro.

Antes de marcharme, entiende que ser cien por cien asertivo es un objetivo prácticamente inalcanzable. Esto se debe a que la asertividad es el equilibrio perfecto entre la pasividad y la agresividad.

Rara vez nos comportamos con el temple suficiente y nos acomodamos a los demás con tanta facilidad. Aunque la perfección no exista, tu máxima es tender a ella cada día de tu vida. Por ello, está bien ser un poco más pasivo o agresivo en ocasiones, pero cuidado… Que no se te escape el ratón, y que no te coma el león. Sé un jodido lince.



Si te ha parecido útil o si piensas que alguien debería conocer este artículo, asegúrate de compartirlo en tus redes sociales favoritas haciendo click en cualquier red listada debajo.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Hablamos?

Psicología

Disponer de nociones básicas de psicología es esencial para entender a los demás seres humanos y sus motivaciones.

Filosofía

El ser humano está dotado de necesidades, por lo que la economía juega un papel relevante en su supervivencia.

Desarrollo Personal

Aprende de primera mano las lecciones más valiosas de los pensadores más reconocidos a lo largo de la historia.

¡Apoya el proyecto aquí!

bitcoin

Cartera de Bitcoin

Captura

Cartera de Ethereum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

completa el formulario y me pondré personalmente en contacto contigo