Disciplina: la gran habilidad desconocida

Descubre cómo tener más disciplina

La mente humana es imperfecta, pues no es extraño sentir una represión inherente y atroz que aparta al individuo del camino del esfuerzo y la dedicación. Puedo garantizar que a tus metas les importa más bien poco cómo te encuentres en un momento determinado o si no estás dispuesto a seguir llevando el timón: hay que cumplir todos los días sin excepción. Tienes que ser disciplinado.

¿Qué es la disciplina?

La disciplina es el compromiso con un método efectivo de desarrollo de habilidades o aptitudes para seguir un determinado código de conducta u orden. No obstante, existen varias acepciones de la palabra que abarcan distintos ámbitos sociales. 

Nosotros nos referiremos a la autodisciplina, es decir, la capacitación o entrenamiento que uno se da a sí mismo para llevar a cabo una tarea específica o para adoptar un patrón particular de comportamiento con total independencia de si a esa persona le apetece o no le apetece.

En otras palabras, es la habilidad de tomar acción a pesar de cómo te sientas en un momento concreto; aún más importante: implica actuar en concordancia con tus pensamientos, no dejarse llevas por emociones temporales.

Es necesario desmentir dos creencias generales fuertemente arraigadas en la población antes de comenzar con el grueso del artículo.

qué es la disciplina

 

Creencias sobre la disciplina

a) La disciplina es una tortura.

Multitud de personas creen que la disciplina conlleva toneladas de sufrimiento y flagelación, al estar haciendo algo que en realidad no quieren. No tiene nada que ver con el eso. Una cosa es querer hacer algo y otra tener ganas de hacerlo.

Se puede querer algo y no tener ganas de hacerlo en ese instante.

Por ejemplo: “Quiero ponerme en forma, pero no me apetece ir al gimnasio hoy”.

Se puede ansiar o codiciar algo que en realidad no se quierehacer.

Por ejemplo: “Me apetece tomarme una cerveza, pero he tomado la decisión de no beber alcohol porque no quiero perjudicar mi salud”.

El objetivo no es realizar tareas que uno no quiere hacer, sino aquellas actividades que uno quiere hacer. Si tienes la necesidad de recurrir a la disciplina sin reparo a la ocupación que tengas entre manos de forma reiterada y abundante, es casi seguro que algo estás haciendo mal.

 

b) La disciplina es un rasgo de la personalidad.

Si bien la educación parental, el entorno o la genética pueden promover el desarrollo de actitudes disciplinarias, la única manera de adquirirlas es mediante el trabajo y la repetición. La disciplina es una habilidad que puede ser concebida como un músculo: si se aplican fuerzas extrínsecas sobre él, se fortalecerá; en caso contrario, se atrofiará.

 

Método FMA. ¿Para qué sirve la disciplina?

Napoleón Bonaparte decía: “no hay nada tan necio como aplicar una maniobra concreta sin entender la estrategia global que la justifica”. Esto es, para aplicar una enseñanza particular, es menester conocer el sistema que la pone en contexto.

Para comprender el Método FMA debidamente, propondré un sencillo ejemplo: suponiendo que dos coches cuestan exactamente lo mismo, ¿en qué aspectos merecería la pena fijarse para realizar una nueva adquisición? Entre otros…

  1. Un depósito voluminoso que admita grandes cantidades de gasolina.
  2. Un motor eficiente que gaste menos combustible por km recorrido.
  3. Un diseño cómodo y confortable que permita disfrutar de la conducción.

Asumiendo también que el comprador se ha propuesto ahorrar en transporte de forma deliberada. Entonces, lo ideal sería no tener que recurrir siempre al coche para desplazarse.

En definitiva: el cliente desea tener la tranquilidad de que el carro estará ahí cuando lo necesite y de que no le va a fallar, al tratarse de una máquina efectiva y competente.

Con la disciplina pasa exactamente lo mismo: el objetivo es fortalecerla al máximo y utilizarla sólo cuando las circunstancias lo exijan. Si uno no dispone de gasolina suficiente, un motor eficiente, ganas de conducir y alternativas al vehículo, es tan sólo cuestión de tiempo que se vuelva a recaer en los viejos hábitos de consumo.

Pues muy atento:

– La cantidad de gasolina y la eficiencia del motor constituyen la Fuerza de Voluntad (F).

– La comodidad del vehículo constituye la Motivación (M).

– Y las alternativas de transporte constituyen la Anticipación (A).

¿En qué consiste nuestra estrategia? El siguiente esquema conceptual debe estar muy presente a partir de ahora.

i) Aumentar las reservas del depósito energético. ¿Cómo?

+ Construyendo una fuerza de voluntad a prueba de balas.

ii) Evitar el gasto energético no necesario. ¿Cómo?

+ Buscando la motivación.

+ Desarrollando la anticipación.

Dicho esto, vamos con cada uno de los puntos.

para qué sirve la disciplina

 

1) Construcción de la Fuerza de Voluntad.

El objetivo es maximizar la capacidad y reservas del depósito energético. En otras palabras, el objetivo es desarrollar una disciplina férrea que facilite la actuación en los momentos donde el deseo desaparezca y la tentación no pueda ser evitada. Toca emprender acción y punto, estés o no por la labor de hacerlo.

Por un lado, debemos aumentar los potenciadores incurriendo en ciertos hábitos y rutinas que maximicen las reservas de energía física y mental. Queremos que el auto gane la mayor cantidad de gasolina posible mediante un depósito voluminoso.

Por otro lado, debemos disminuir los debilitadores eliminando ciertos hábitos y rutinas que reducen las reservas de energía física y mental. Queremos que el auto pierda la menor cantidad de gasolina posible mediante un motor eficiente.

1.1) Optimización biológica.  

No es ningún secreto que una bioquímica adecuada es el paso más elemental para la gestación de una disciplina de acero. Mientras que el sedentarismo aumenta la fatiga con unas lentes grisáceas que distorsionan la vitalidad, invertir unas poquitas horas al día en la optimización biológica proporcionará un incremento estratosférico en tus niveles de productividad y eficiencia. ¿Cuáles son las claves de la plenitud física?

Como potenciadores destacan el ejercicio físico regular, la alimentación saludable, el sueño regulado, el control de respiración, la práctica de meditación, la exposición al frío, el ayuno intermitente y el movimiento constante.

Como debilitadores destacan las sustancias estupefacientes como tabaco, alcohol o azúcar añadido y los alimentos procesados o poco saludables.

optimiazación biológica

 

1.2) Organización del entorno.

Gosling llevó a cabo un estudio científico en el que se pidió a un grupo de voluntarios que evaluara diversos rasgos de la personalidad – escrupulosidad, extroversión, simpatía, sinceridad y sobriedad – simplemente echando un vistazo a los escritorios de oficina y las habitaciones de personas que previamente se habían descrito a sí mismas.

¿Resultado? Los evaluadores no sólo estaban de acuerdo entre ellos, sino que también acertaron una gran parte de sus predicciones. En efecto: el entorno en el que vivimos revela ciertos aspectos de la forma de ser; uno de ellos es la autodisciplina.

La habilidad de mantener el orden es la base de un comportamiento disciplinado. Diversos neurólogos surcoreanos demostraron que uno de los mayores detrimentos de la perseverancia es la resistencia inicial que produce un subsecuente bloqueo mental.

Un espacio caótico disminuye la probabilidad de que el individuo comience a trabajar y, en caso de que lo consiga, ralentizará notablemente la velocidad y calidad del trabajo. Se ha demostrado que el desorden envía señales a tu mente subconsciente comunicando que las condiciones externas son poco favorables para la cognición, de tal manera que no te proporcionará los recursos que más necesitas.

organización del entorno

 

1.3) Planificación de tareas.

La planificación de las actividades es un pilar fundamental. Como he aclarado con anterioridad, lo que más suele costar no es trabajar, sino ponerse a trabajar. La organización mental es tan relevante como la organización espacial.

Cuando uno no ha estructurado y jerarquizado los pasos a seguir en una actividad concreta, se producirá una sobrecarga emocional que creará unas expectativas completamente sesgadas acerca del esfuerzo que esa actividad le va a suponer. En este sentido, la inactividad y la desorganización magnifican la dificultad.

Recomiendo que empieces escribiendo los tres objetivos más importantes del día nada más levantarte por las mañanas. A su vez, proponte desafíos conforme empiece una nueva semana, mes o año.

De ese modo, lograrás enfocarte en las áreas que más impacto producen sobre tu vida tanto a corto como a largo plazo. Si hay orden, hay progreso. Eso sí: las metas han de ser realistas, flexibles, medibles, cuantificables y concretas.

planificación de tareas

 

1.4) Creencias sumergidas.

¿Piensas que no tú no vales lo suficiente como para llegar a tus metas?

¿Opinas que no merece la pena tanto sufrimiento, agobio y sacrificio?

¿Esperas que los resultados deseados lleguen de la noche a la mañana?

Existen numerosas creencias sumergidas de carácter limitante que lastran la fuerza de voluntad, al estar fuertemente arraigadas al subconsciente. Lo verdaderamente peligroso es que, en múltiples ocasiones, ni siquiera se conoce su existencia.Sin embargo, ahí están. Hasta que no las traspases a tu mente consciente y las desmientas, seguirán provocando daños colaterales.

Creencias sumergidas

 

1.5) Sistema de recompensa.

Modificar el circuito de recompensa mediante estímulos autoinducidos constituye un refuerzo positivo que fomenta la adherencia al hábito que uno quiere adoptar. Se me ocurren multitud de ejemplos:

Verbalizar cuánto has disfrutado de la sesión de entrenamiento al terminar.

– Premiarte si has cumplido con los objetivos de ahorro e inversión del mes.

– Relajarte viendo una serie cuando hayas acabado todos tus quehaceres.

Pero cuidado: habrá ocasiones en las que las cosas saldrán bien cuando tú no hayas perseverado adecuadamente; y habrá ocasiones en las que las cosas saldrán mal a pesar de que hayas persistido hasta el final. Recompénsate cuando hagas las cosas, no cuando las cosas salgan bien. No seas resultadista.

sistema de recompensa

 

2) Búsqueda de la Motivación.  

El objetivo es evitar el gasto energético innecesario avivando el deseo. Es decir, el objetivo es que el proceso de conducción sea lo más agradable posible, porque… ¿qué sucedería si ni siquiera se tuviera que hacer uso de la disciplina para ponerse manos a la obra con un proyecto?

La necedad consiste en desarrollar una disciplina marchita y lacia.

La inteligencia consiste en desarrollar una disciplina robusta y sólida.

La sabiduría consiste en diseñar un sistema que dependa de ella lo menos posible.

Te recuerdo que la fuerza de voluntad no es ilimitada. Tener que acudir siempre al auxilio de la disciplina es un claro indicio de que tu plan no es lo suficientemente estimulante y, por lo tanto, no estás disfrutando del camino. Tarde o temprano, alcanzarás un estado de burnout y no aguantarás más. Por ende, el juego va de encontrar la proporción idónea entre motivación y disciplina.

Por el contrario, ¿qué ocurre si uno se pasa de listo y pretende tomar acción si y sólo si está motivado? Pues que acabará dependiendo de sus emociones.

Tu deber es buscar la motivación todos y cada uno de los días, pero hay veces en las que llamarás a la puerta y nadie te va a abrir. La autodisciplina es un sustituto de la motivación, al utilizar la razón para determinar el mejor curso de acción que se opone a los impulsos emocionales.

busqueda de la motivación

 

2.1) Motivación intrínseca.

En primer lugar, debemos encontrar la motivación intrínseca, que es la que nace de la propia persona sin necesidad de estímulos externos. Su adquisición y conservación es absolutamente imprescindible y obligatoria.

Si no dispones de un para qué claro y conciso, es cien por ciento seguro que el deseo y la pasión brillarán por su ausencia. ¿Cómo pretendes estar motivado si ni siquiera tienes un motivo? Y ojo: no estamos hablando de nuevo de planificar los objetivos a corto y largo plazo, sino de encontrar la razón principal por la que te los has planteado.

Una vez hallado el propósito vital (ya sea placer, poder, filantropía o trascendencia), el ser humano debe canalizarlo en una pasión específica para materializarlo.

 

2.2) Motivación extrínseca.

En segundo lugar, debemos encontrar la motivación extrínseca, que es la que deriva de factores externos al individuo que suponen un impulso extra para mantener viva la llama del deseo y el compromiso. Puedes buscar esta clase de motivación en libros, vídeos, seminarios, conferencias…

Sin embargo, la medida altamente efectiva por excelencia es buscar modelos a seguir. No hay nada que refuerce más que encontrar una persona con tu mismo para qué que haya logrado lo que tú anhelas. Tener un mentor que ya haya pasado ciertas dificultades, ahorre años de ensayo y error e inculque unos buenos principios y valores es un acelerador sin precedentes. Por suerte, en Ram Talks encontrarás una larguísima lista de reproducción con vídeos que te proporcionarán un chute de energía al instante. Pero recuerda: si no has desarrollado la motivación intrínseca, de poco o nada sirven. 

 

3) Desarrollo de la Anticipación.

El objetivo es evitar el gasto energético innecesario evadiendo las tentaciones. Dicho de otro modo, aprender estrategias efectivas de antemano que permitan eludir situaciones que requieren un uso consciente de la fuerza de voluntad.

Esto supone un cambio de paradigma total: no sólo estamos hablando de tener suficiente energía y ganas de obrar, sino de adoptar un modo de pensamiento que ofrezca la opción de no tener que hacerlo. Además de ser proactivos, ahora somos preactivos.

 

3.1) El entorno social.

Jim Rohn dice: “eres la media de las cinco personas de las que más te rodeas”. Tanto el estado anímico como los modos de pensamiento y la comunicación no verbal son muy contagiosos. De acuerdo: algunas sustancias, hábitos y creencias succionan toneladas incesantes de carburante, pero no hay absolutamente nada que drene más energía que una persona superflua.

Si quieres conseguir algo, rodéate de personas que estén en proceso de conseguirlo o lo hayan conseguido; si quieres evitar algo, rodéate de personas que estén en proceso de evitarlo o lo hayan evitado.

¿Quieres perder grasa y ganar masa muscular? No quedes a cenar con amigos para ir a restaurantes de comida rápida. Busca otros momentos del día para verles o adelántate planteándoles un sitio donde sirvan todo tipo de alimentos.

¿Quieres dejar de fumar y beber? No sigas saliendo de fiesta con fumadores y bebedores hasta dentro de un largo periodo de tiempo. Propón alternativas de ocio en las que no tengas que oler el humo tóxico del tabaco.

¿Quieres aprender cómo emprender un negocio? Acude a seminarios y conferencias donde puedas hacer networking y ofrécele a gente que ya esté emprendiendo la posibilidad de trabajar para ellos durante un tiempo.

¿Quieres dejar de estar amargado, frustrado y deprimido? Siento ser yo el que te lo diga: aleja de tu vida, en medida de lo posible, a las personas amargadas, frustradas y deprimidas.

 

Valor de la disciplina.

Y todo es un círculo vicioso:

– A más fuerza de voluntad, más motivación y anticipación. 

– A más motivación, más anticipación y fuerza de voluntad.

– A más anticipación, más fuerza de voluntad y motivación.

¿A qué esperas para convertirte en un bólido imparable?

 

Si te ha parecido útil o si piensas que alguien debería conocer este artículo, asegúrate de compartirlo en tus redes sociales favoritas haciendo click en cualquier red listada debajo.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Hablamos?

Psicología

Disponer de nociones básicas de psicología es esencial para entender a los demás seres humanos y sus motivaciones.

Filosofía

El ser humano está dotado de necesidades, por lo que la economía juega un papel relevante en su supervivencia.

Desarrollo Personal

Aprende de primera mano las lecciones más valiosas de los pensadores más reconocidos a lo largo de la historia.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

completa el formulario y me pondré personalmente en contacto contigo